Vecinos de Coyoacán exigen seguridad en sus casas

  • Tras el 19-S reportan que no hay información sobre damnificados, casas inhabitables o edificaciones colapsadas.
  • Colonos reportan que, de seguir el crecimiento vertical de la ciudad, las afectaciones ante sismos podrían incrementar.
  • Piden que se tome en cuenta la voz de los damnificados para la reconstrucción de la CDMX

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Los vecinos de la delegación Coyoacán denuncian que, a más de 15 días del sismo del 19 de septiembre, desconocen las cifras del número de damnificados, viviendas dañadas y/o edificios colapsados. Hasta ahora no ha habido ninguna explicación por parte de las autoridades sobre qué ocasionó el colapso del Multifamiliar en Tlalpan y las afectaciones sobre Avenida Pacífico. Mucho menos del por qué a pesar de la declaración de emergencia y la suspensión de obras de Construcción, las empresas inmobiliarias siguieron con sus labores. Ejemplo de ello, es el polígono que se encuentra en Avenida IMAN y Aponecas, donde los departamentos de las torres de 15 y 32 niveles sufrieron cuarteaduras aún sin estar deshabitados.

Las construcciones de este tipo, ponen en riesgo la vida de los habitantes y los hacen más vulnerables a la actividad sísmica. Así, los colonos manifiestan que a pesar de que los edificios tengan cuarteaduras, las casas aledañas sufren afectaciones por el choque de los materiales de la constructora, poniendo en riesgo la vida de las familias circundantes a la construcción. De igual manera, la sobre-extracción de los mantos acuíferos que representa la instalación de más de 700 departamentos, causa directamente afectaciones al subsuelo el cual puede responder de manera trágica a la actividad sísmica de la ciudad. Continuar permitiendo la verticalización de la ciudad es una bomba de tiempo que nos pone a todos en riesgo.

Todos estos factores no son ni han sido tomados en cuenta dentro de las semanas que siguieron al 19-S. La situación es preocupante en la medida en que la ciudadanía que padece estos efectos colaterales del desarrollo urbano desmedido, no tiene posibilidad de injerencia en el plan de reconstrucción decretado por Mancera. Sin la percepción vecinal ni académica dentro de la Comisión de Reconstrucción para la Ciudad, se sigue corriendo el riesgo de que las inmobiliarias continúen su ardua labor de construir edificios que sin ser habitados hayan padecido daños en sus muros. Esto ocasiona no solo incertidumbre de si de ser habitados con el peso pudieron colapsar, sino de que quién sería el responsable de las demás afectaciones que pudiera causar dicha construcción.

Los vecinos se reunirán en las próximas semanas a través de un proceso de foros ciudadanos y asambleas vecinales, para proponer con las diferentes organizaciones sociales en la ciudad, un plan de reconstrucción de la CDMX democrático e incluyente, que evite que sea el capital inmobiliario el causante de riesgo para la pérdida de vidas humanas ante emergencias como las que vivimos en estos tiempos.

Vecinos Unidos de Coyoacán

Anuncios