La Coordinación de Asambleas de los Pedregales de Coyoacán se manifiesta contra la ilegalidad en el predio de Aztecas 215

La construcción inmobiliaria en el Pueblo de los Reyes sobre Av. Aztecas 215, va en contra de los dictámenes de factibilidad hidráulica determinados por SACMEX.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El agua es el recurso más importante que hay para garantizar la vida; sin embargo, esto no parece importarle a nuestro gobierno que se preocupa más por avalar la perdurabilidad de las inversiones inmobiliarias que por la vida de sus habitantes. Así, apreciamos con enojo que cada día se construyen más y más edificios en zonas donde la factibilidad hídrica es limitada. Curiosamente, en Coyoacán, una zona cercana a las vías de comunicación más importantes de la ciudad como lo son Insurgentes y Periférico, se han autorizado más centros comerciales y torres inmobiliarias que limitan nuestro derecho humano al agua. Sabemos que para los inversionistas de estas construciones el tema de abastecimiento hídrico es fundamental para sus negocios; por lo que, resulta obvio que quieran explotar aún más los pozos para su beneficio. Esta situación nos ha llevado a manifestarnos en contra de esa privatización del agua silenciosa y totalmente a espaldas de los ciudadanos.

El sistema extractivista que posee la ciudad, hace que los pozos que nos abastecen tengan tiempos de vida muy cortos y la distribución del líquido vital que resguardan se deja a la codicia y la voluntad política de los partidos en las instituciones. Además, las concesiones a empresas privadas garantizan que el mejor postor sea el que tenga agua corriente todo el día, las colonias populares reciben agua por tandeo afectando sus actividades diarias y provocando enfermedades. La inequitativa repartición del agua responde a un sistema privatizador en donde un bien común es administrado por un grupo pequeño de personas que determinan, sin ninguna transparencia o estudio, quién debe tener agua y quién no.

Así, el sistema de abastecimiento de agua de la ciudad, es uno de los más caro del mundo y el más perjudicial. Para traer agua a la ciudad de México se gastan cerca de 1,000 litros de gasolina al día para que esta pueda recorres 1,000 km diarios desde las presas que nos surten. Aunado a esto, la densidad de población es tan grande, que la Ciudad extrae toda el agua de las comunidades indígenas Mazahuas, dejándolos sin el derecho a gozar de este recurso. Sin embargo, a pesar de que se devasta al medio ambiente con la extracción de los pozos, manantiales y bosques, las colonias populares no tenemos agua.

¿Dónde está el agua?

En Av Aztecas 215 en la delegación Coyoacán, hay una construcción donde se ha encontrado un manantial, que en un primer momento SACMEX nos había informado que se trataba de agua no potable y que no debíamos preocuparnos; a pesar de sus declaraciones, sabemos que los escurrimientos en dicho predio provienen de manantiales de los pueblos originarios de Coyoacán, por lo que su pureza es innegable. Ahora, Juan José García Ochoa, subsecretario de gobierno de la Ciudad de México, emitió declaraciones en sus redes sociales afirmando que el agua que se encuentra en dicho predio sí es potable. Por lo mismo, necesitamos que se haga cumplir la ley, que se emitan los estudios geo-hídricos e impacto ambiental para que se evidencie la ilegalidad de esa construcción y de cómo, bajo una visión privatizadora, se han robado el agua en pipas y la han desviado al drenaje, habiendo colonias que no tienen agua desde hace 3 semanas.

 

Además, desde inicios de la construcción en dicho terreno, los vecinos de la Colonia Ajusco mencionan que la capacidad del pozo de Moctezuma ha disminuido, haciendo evidente que los proyectos de este tipo son perjudiciales para las zonas aledañas. Si el gobierno, tanto de la Ciudad como de la Delegación, se preocupara por el bienestar de sus habitantes, los permisos de esa construcción serían revocados y se pensaría en un sistema comunitario para la gestión de los bienes comunes, así como sucede en Bolivia y en algunos pueblos originarios de México.

Ejemplos como este sólo evidencian el poder que le ha dado el gobierno a los sectores inmobiliarios, los cuales creen que pueden hacer lo que sea y ganar dinero a costa de la vida. Nos ha tocado a los vecinos ser los vigilantes del derecho a la ciudad, del derecho al agua y a una vida digna. Por todo lo anterior solicitamos que se nos informé cuánta agua se ha derramado en el predio y bajo qué argumento esta se desvía al drenaje o se almacena en pipas. Consideramos esos actos de suma arbitrariedad y violatorios al artículo 4° Constitucional que garantiza nuestro derecho humano al agua.

No obstante, el nuevo reto ahora es la reforma política, la cual consideramos que continuará con estos atropellos. Una reforma poco transparente, en donde la ciudadanía queda fuera de toda decisión y su papel será acatar las nuevas normas que parecen sólo legalizar lo que en la práctica ya es cotidiano. Peligra nuestro derecho humano al agua, al medio ambiente sano y a la ciudad.

Debemos organizarnos y unificar las luchas, buscamos formar una coordinación amplia de todos los movimientos en resistencia y en defensa del territorio, porque finalmente la ciudad la hacemos todos, no los capitales inmobiliarios o el dinero trasnacional.

 

Coordinación de Asambleas de los Pedregales de Coyoacán.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s