“CIUDAD DEL FUTURO”, INICIATIVA DEL GOBIERNO DEL DISTRITO FEDERAL PARA PRIVATIZA LA PLANTA DE ASFALTO Y CANCELAR EL DERECHO DE LOS CIUDADANOS A LOS SERVICIOS AMBIENTALES QUE PUEDE PROPORCIONAR ESTE ESPACIO PÚBLICO.

Planta de asfalto3 (2)
Visión aérea de la Planta de Asfalto en Coyoacán

Los cambios a la Ley de Desa-rrollo Urbano promovídas en la administración de Marcelo Ebrard, donde el artículo 41 de dicha Ley estableció que las modificaciones al uso del suelo se-rían tomadas por un comité técnico sin la consulta vecinal, permitieron que las dos administraciones más recientes del gobierno de la Ciu-dad de México manejar una polí-tica de crecimiento urbano y de vi-vienda fundada en incrementar la densidad de la población y en ven-der los espacios públicos que se habían destinado originalmente para áreas verdes, parques o equipamiento urbano. Ejemplo de esta situación en la Delegación de Coyoacán es el predio de la calle de Céfiro 20,[i] y también el predio de donación de la esquina de Av. del IMAN y Av. Aztecas, junto a Villa Panamericana, que se privatizó y está en litigio.

Ahora, el espacio público de la planta de asfalto también se privatiza para hacer una “ciudad del futuro”, donde se tiene programada la construc-ción de múltiples edificios de oficinas corpora-tivas de gran altura en una primera zona deno-minada de infraestructura pública. Otros edi-ficios de vivienda colectiva de lujo, para ejecuti-vos, serán construidos alrededor de la primera zona y, rodeando ambas, se plantea crear un área de transición, donde se ofertará uso del suelo comercial y de servicios, con lo cual se cambiará su actual denominación de zona habi-tacional unifamilar. Todo este desarrollo tendrá una alta densidad de población, con edificios que serán un negocio para inversionistas priva-dos, coordinado por una empresa hecha para este propósito, que recibió este predio a través de un decreto que emitió el gobierno del Distrito Federal el pasado 23 de diciembre de 2013[ii].

El crecimiento por redensificación de la ciudad se hace de forma ilegítima, sin la opinión de la ciudadanía, sobre espacios públicos que son apropiados por inversionistas privados, con la autorización del actual gobierno y en beneficio de unos cuantos que promueven esta política pública. El gobierno no toma en cuenta que en la Ciudad de México y en Coyoacán los espacios públicos pueden ser uno de los instrumentos más eficaces de adaptación al cambio climático. Así, en la Delegación de Coyoacán existen múltiples pozos de agua que están próximos al agota-miento, pues la demanda de agua y la sequía han agotado el acuífero subterráneo que los abastece, el cual no se recarga de agua, dado que el asfalto y el cemento de casas y calles, junto con la falta de áreas verdes, impiden la infiltración del agua de lluvia al subsuelo.

Espacios como la planta de asfalto aportarían mucho para la recarga de acuíferos si se hacen acciones de remediación ambiental que vuelvan inocuos los residuos de hidrocarburos contami-nantes que se han acumulado en parte de su suelo y se convierten en zonas verdes, que pro-curen las condiciones para la infiltración del agua pluvial. Este espacio podría captar agua de lluvia para el consumo humano, pues 15 Ha de la planta de asfalto pueden capturar alrededor de 108 millones de litros de agua de lluvia al año, 60% se podría usar para el abasto público. Esta cantidad lograría mantener a 2,000 vivien-das y 8,000 personas en los tres meses de estia-je, donde la población de los pedregales padece severa escasez de agua.

También, el predio de la planta de asfalto sería un sitio ideal para el almacenamiento de agua potable para resolver la escasez de este recurso en las colonias de Coyoacán. Sobre todo, si se tiene en cuenta que la Ciudad de México se ubica en una de las regiones del país con mayor riesgo de sufrir prolongadas sequías a causa del calentamiento global.

Otro problema que causará esta “ciudad del fu-turo” será la generación de aguas residuales, lo cual agudizará los problemas que padecemos con la red de drenaje, pues no fue diseñada para grandes volúmenes; así se incrementarán las de inundaciones con aguas negras en nues-tras calles y viviendas en tormentas extraor-dinarias, por este gran desarrollo inmobiliario.

Un espacio como la planta de asfalto podría compensar la carencia de áreas verdes en nuestras colonias y ser zona para la recreación, con un previo tratamiento de remediación de suelos. Incluso, en parte de ella podría haber un cárcamo que sería útil para desalojar el agua de lluvia de esta parte de la delegación durante tormentas extraordinarias y se evitarían con ello inundaciones, las cuales son una amenaza por-que los fenómenos meteorológicos extremos son cada vez más frecuentes e intensos.

Hacer edificios en esta área provocará que haya mayor escasez de agua para los habitantes de los pedregales, pues además de desaprovechar este espacio para la recarga de acuíferos y el almacenamiento de agua potable, demandará grandes volúmenes de ella para viviendas de lujo que requieren más 1500 litros de agua dia-ria, contrastando con los menos de 150 litros que tendría un habitante de las colonias popu-lares de Coyoacán[iii]. Las viviendas de lujo de-mandan más agua para el lavado de pisos, autos y riego de jardines privados; también porque las clases privilegiadas usan lavadoras automáticas, lavavajillas, tinas de baño y los edificios de lujo podrían incluso tener albercas.

La vialidad de los pedregales de Coyoacán tiene un intenso aforo vehicular al ser el paso para Villa Coapa y Xochimilco, y se congestionará más con esta “ciudad inteligente”, lo cual incrementará la contaminación atmosférica por el número de vehículos que arribarán a ella, hacia oficinas y viviendas, así como por el trans-porte de trabajadores de este complejo empre-sarial y habitacional.

Como ciudadanos de los Pedregales de Coyoa-cán nos pronunciamos en contra de la “ciudad del futuro” porque se construiría en la planta de asfalto, la cual es un bien público, que pertenece a la ciudadanía e ilegítimamente la apropia el gobierno del Distrito Federal, para donarlo a inversionistas privados, que tienen su principal representante en el secretario de desarrollo ur-bano del gobierno de la ciudad, quien es dueño de constructoras e inmobiliarias que se dedica a crear fraccionamientos.

Nos oponemos porque con la venta de este espacio público se desaprovecha la oportunidad de cumplir las demandas más legítimas de los coyoacanenses, pues con el predio de la planta de asfalto se podría abatir la escasez de agua de nuestras colonias, elevar el índice de zonas ver-des de nuestra delegación y tener en parte de este predio un espacio para la salud, la convi-vencia y la elevación del espíritu. Pero lo más importante que se podría tener es un espacio cultural para promover el deporte, la educación y la capacitación técnica para minimizar el de-sempleo y la pobreza, porque ésta sería la medida más eficaz para bloquear el camino que induce a jóvenes hacia la delincuencia y la venta y consumo de drogas; porque si no se impide la influencia de los promotores del delito y el narcotráfico entre los jóvenes, aumentará la violencia e inseguridad en nuestras calles e incluso en nuestros hogares.

Ciudadanos, luchemos contra el proyecto de “la ciudad del futuro”, pues ella incrementará la desigualdad social y la violencia en la que vivimos, luchemos por el derecho que todo ser humano tiene a la ciudad.

Coyoacán, D F a 31 de agosto de 2014.

REFERENCIA BIBLIOGRÁFICAS.

[i] El predio era un camellón amplio entre Céfiro y la Avenida Panamericana y durante algún tiempo ostentó un letrero que decía que ese espacio público estaba a cargo del gobierno de Distrito Federal. El camellón fue vendido al hermano de Succar Kuri, aquel delincuente que la periodista Lidia Cacho denunció y quien estuvo vinculado con el industrial Kamel Nacif y el exgobernador Mario Marín. La situación de la irregularidad de este predio se hizo pública cuando se denunció a nuestro actual delegado de Coyoacán: Mauricio Toledo por pedir varios millones de pesos de forma oculta para permitir que la construcción de este conjunto habitacional continuara. Esta construcción corre peligro al estar sobre el derecho de vía de un ducto de gas, cuyas válvulas quedaron a un lado como evidencia de esta situación.

http://www.jornada.unam.mx/2013/03/04/opinion/010o1eco

 

[ii] La Jornada, 24 de diciembre de 2013.

http://www.jornada.unam.mx/2013/12/24/capital/038n1cap

[iii] Datos estimados con base en la publicación de Ortega, N. (2011). El agua en números. Revista Casa del Tiempo No 41. http://www.uam.mx/difusion/casadeltiempo/41_iv_mar_2011/casa_del_tiempo_eIV_num41_39_40.pdf

Las páginas de internet aquí citadas fueron consultada el 29 de agosto de 2014.

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s